Corrientes Tradicional visita a los templos en Jueves Santo

En la ciudad de Corrientes, durante la noche del Jueves Santo, innumerables fieles -sobre todo jóvenes- realizan la devoción denominada La Visita de las 7 Iglesias, a semejanza de la que realiza en Roma desde los tiempos de San Felipe Neri, su iniciador; con la finalidad de revivir los siete juicios por los que pasa el Señor Jesús, Salvador del mundo. Corrientes cuenta con siete Iglesias históricas. Un grupo conformado por referentes de cada una de estas Iglesias organiza los rezos, reflexiones y cánticos. Los devotos, en su visita, hacen el siguiente recorrido: Jesús Nazareno; San Francisco Solano; La Merced; María Auxiliadora; Cruz de los Milagros; Santa Rita de Casia y Catedral. Además del valor religioso, estas Iglesias tienen historia y queremos compartirla.


1- Nuestra Señora del Rosario (Catedral):
Se ubica frente a la actual Plaza Cabral. Esta Iglesia se proyecta y levanta en honor a Nuestra Señora del Rosario. La construcción, sobre proyecto del Maestro Nicolás del Grosso y bajo la dirección de fray Nepomuceno Alegre, inicia en 1854 siendo gobernador de la provincia el Dr. Gregorio Pujol. El estilo denota rasgos italianizantes. Cuenta con un retablo mayor y cuatro menores. La Iglesia presenta tres amplias naves, la mayor de 58 m. de largo por 7,8 m. de ancho. La cúpula tiene 23 m. de altura y la torre 34 m. Se le concede la categoría de curato (parroquia).
La Iglesia Matriz, primera parroquia de la ciudad y también bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario, se encontraba frente a la plaza 25 de Mayo, donde hoy la casa de Gobierno. En 1871 es trasladada como organismo eclesial a esta nueva parroquia; como dos parroquias no pueden funcionar de modo permanente en una misma sede, ambas son unificadas.
En 1910 el Papa Pío X crea la Diócesis de Corrientes, dando a esta Iglesia a la categoría de Catedral. En 1961, cuando Corrientes es elevada a Arquidiócesis, la Iglesia del Rosario recibe, por lo mismo, el título de Catedral Metropolitana.
En 1939, en su atrio, el escultor Luis Perlotti construye en mármol y bronce el monumento que guarda las cenizas del mártir de Pago Largo, el Teniente de Gobernador Genaro Berón de Astrada. En 1963 se inaugura en su interior el Panteón de los Próceres Correntinos, en el que se encuentran depositados los restos de los gobernadores Galván, Joaquín de Madariaga, Juan Esteban Martínez, José María Rolón, y el Brigadier General don Pedro Ferré (cinco veces Gobernador de Corrientes). En las naves laterales, las tumbas de los obispos: Luis María Niella, primer Obispo de la Diócesis; Francisco Vicentín, luego primer Arzobispo; y Fortunato Antonio Rossi.
El Cristo yacente es del siglo XVIII, de estilo jesuítico; el cofre que lo contiene, una obra notable del tallador español Don Julio Pomares, y costeado por la Comisión pro templo a principios del siglo XX.
Monumento Histórico Provincial desde 1959.

2- Iglesia de la Cruz de los Milagros:
Ubicada frente a la Plaza de la Cruz, con acceso principal sobre calle Belgrano. Esta Iglesia, de estilo románico, guarda en su retablo mayor una cruz de urunday de tres metros con setenta y cinco centímetros (3,75 m) de altura, conocida como la Cruz de los Milagros. Según tradición, habría estado involucrada en sucesos extraordinarios en los días de la fundación de la ciudad de Corrientes (3 de mayo de 1588) en el lugar denominado Arazaty. En marzo de 1730 se la traslada de su lugar original a este solar. El templo actual es el tercero construido en su honor. Desde 1806 su fiesta se celebra el 3 de mayo de cada año.
En 1888, durante la celebración del tercer centenario de la ciudad de Corrientes, se coloca la piedra fundamental de este templo, cuya proyección es encargada al Ing. Juan Coll; bendecido y consagrado en junio de 1897 por el Arzobispo de Buenos Aires, Monseñor Uladislao Castellano. La construcción es costeada por una Comisión de Damas presidida por Froilana Molina Vedoya de Vidal. En la década de 1910, por razones estructurales, sus torres son demolidas.
Desde 1826 funciona aquí la parroquia San José; y, contiguo a la Iglesia, el Cementerio de la Cruz decretado por el gobernador Pedro Ferré; ambos son clausurados en 1871 cuando la fiebre amarilla azota la ciudad de Corrientes. El 16 de julio de 1900 la imagen auténtica de la Virgen de Itatí es coronada solemnemente en el atrio de esta Iglesia por el obispo de Paraná, Rosendo de la Lastra y Gordillo. El 19 de diciembre de 1913 el obispo Niella le da la categoría de parroquia bajo el título de La Santísima Cruz de los Milagros.
La Iglesia contiene: la Cruz de los Milagros, su reliquia más preciada; cinco retablos, hermosos y artísticos, de la década de 1920; valiosas piezas de arte sacro; y el Mausoleo de Santiago Derqui, quien fuera Presidente de la Confederación Argentina.
Además de parroquia, eclesialmente es Santuario Arquidiocesano; civilmente, la manzana de la Cruz es Lugar Histórico Nacional; y el templo, Monumento Histórico Provincial.

3- Iglesia de la Merced:
Ubicada frente a la actual Plaza 25 de Mayo. Sus orígenes se remontan al siglo XVII. Edificada sobre las ruinas de la Ermita de San Juan Bautista, también enterratorio de los conquistadores y de los primeros pobladores; Iglesia del ex Convento Mercedario, donde además funcionaba una escuela y una universidad. Los mercedarios, por falta de personal, dejan Corrientes en la primera mitad del siglo XIX; por lo que el convento es entregado a los franciscanos en 1856.
La Iglesia es varias veces reedificada. Los trabajos de su forma definitiva y actual, inician en 1857 sobre un proyecto de Nicolás del Grosso; su fachada, que se concluye en 1905, es proyecto del Ing. Juan Coll.
La Iglesia cuenta con una sola nave en la que se encuentra una serie de retablos menores de madera tallada a mano con incrustaciones doradas del siglo XIX; así como cuatro confesionarios y algunas imágenes del siglo XVIII de gran calidad artística. Se destacan por su calidad arquitectónica y artesanal, los confesionarios, las imágenes y el altar.
La Iglesia conserva bajo sus lozas las tumbas del Pbro. Juan José de Arce y Añasco, y del Gdor. Rafael Atienza, entre otros. En esta Iglesia oraron en silencio las Cautivas Correntinas a su regreso de la Guerra de la Triple Alianza en noviembre de 1869. Sus restos descansan en un Mausoleo a la entrada de esta Iglesia, desde septiembre de 2007.
El camarín, concebido en estilo neogótico, es de 1920; proyecto del Ing. Antonio Samela, costeado por Doña Luisa Leiva de Llano, la misma que solventara los trabajos del artista Pascarelli en las bóvedas. El Archivo y la Biblioteca del convento son muy valiosos par la Historia de Corrientes. Aquí funcionó, además, el Colegio Montserrat para la educación de las niñas.
Es Monumento Histórico Provincial desde 1957; y Nacional desde 1989.

4- Jesús Nazareno:
Se encuentra sobre la calle Carlos Pellegrini. Mandada a construir, en memoria de su padre, por Doña Adelaida Vedoya de Ballesteros, sobre proyecto del Ing. Antonio Samela; la piedra fundamental se coloca en noviembre de 1928, la bendición y habilitación la realiza el Nuncio Apostólico Mons. Felipe Cortesi en 1932.
Doña Adelaida dona la nueva Iglesia al Obispado de Corrientes, siendo utilizada por mucho tiempo como capilla particular del obispo; aunque siempre abierta también a la feligresía en general. Desde su habilitación atienden pastoralmente los sacerdotes diocesanos; y desde 1956, los jesuitas.
El artístico templo, cuyo estilo es un sincretismo románico-neogótico, de soberbia edificación -exponente del progreso de la ciudad- consta de tres naves. Se destacan: el reloj de la torre gótica. Y espléndidamente ornamentado con detalles de oro y mármoles de Carrara especialmente esculpidos en Italia: los altares, gradas, la estatua de Don Casto Rito de Vedoya y Llano en tamaño natural colocada a la entrada para perpetuar su memoria, y la cripta de la Familia Vedoya. Hay algunas imágenes del siglo XVIII. Una belleza, el púlpito de mármol; además de ser el único en Corrientes por su forma y por el material.
Aunque la Iglesia no recibe declaración de Monumento Histórico es una joya arquitectónica. Providencialmente no recibe cambios profundos, ni siquiera en la época posconciliar (salvo el armado del actual altar principal y algunos detalles), razón por la cual se la encuentra en un estado muy semejante al del día de su habilitación. Los altares laterales, al igual que el principal, son muy hermosos, por las proporciones, colores, y sus imágenes.

5- Iglesia San Francisco Solano:
Ubicada sobre la calle Mendoza junto al colonial Convento Franciscano, cuya antigua Iglesia estaba bajo la advocación de San Antonio de Padua. La edificación de la Iglesia actual, con el nombre de San Francisco Solano, inicia en 1861 sobre proyecto de Nicolás del Grosso; y concluye unos diez años después. Conserva las aberturas del siglo XVIII del templo anterior. El retablo mayor es de madera tallada, dorado a la hoja, y contiene tallas del siglo XVIII. El púlpito también es del siglo XVIII. Las naves laterales contienen altares menores de gran valor. De gran interés artístico son el comulgatorio de mármol, las arañas de luces, el órgano de coro y los seculares elementos de culto.
A fines de la década de 1910 se modifican la fachada, las dos torres, y las pilastras del atrio. El atrio queda enmarcado por unas columnatas similares a las de Bernini en la Basílica de San Pedro, Roma; y por unas preciosas verjas. En él se encuentran el monumento a fray Luis Bolaños, iniciador de las reducciones franciscanas en el Paraguay, y el mausoleo -rematado en estatua evocativa- de fray José de la Quintana, famoso maestro en Corrientes.
En su interior se encuentran tumbas de ilustres; entre ellas la de fray Luciano Chapo, famoso en Corrientes, por discursos pronunciados en el tercer centenario de la ciudad de Corrientes.
Es Monumento Histórico Provincial.

6- Capilla Santa Rita:
El acceso da sobre la calle Bolívar, casi Córdoba. Su construcción, de estilo neogótico, se realiza en 1886, integrando el conjunto de edificaciones del Hospital de Mujeres habilitado cuatro años antes. El proyecto, del Ingeniero Juan Coll, es costeado por Doña Juana Francisca Cabral, cuya intención es la honra de Santa Rita de Casia como patrona del hospital.
Sus paredes, construidas en adobe; el retablo del altar mayor, las ventanas, las puertas y las claraboyas, en maderas. El reclinatorio y el altar de la imagen que se encuentra en uno de los costados, de mármol de Carrara. Originalmente a dos aguas con tejas francesas y todas las clavaderas de madera, hoy el techo es de zinc, con estructuras de hierro y cabreadas originales.
En junio de 1897 el Arzobispo Uladislao Castellano, en Corrientes por la consagración de la Iglesia de la Cruz de los Milagros, en visita al hospital consagra el altar de Santa Rita.
La Iglesia primero queda a cargo de las Hermanas de la Misericordia, instaladas en Corrientes en el mismo año (1886); luego, su cuidado pastoral es encomendado a la Iglesia Catedral, en cuya jurisdicción se encuentra.

7- María Auxiliadora:
Su ingreso se encuentra sobre la calle San Juan, casi 9 de Julio. Su estilo, colonial hispanoamericano tardío.
Forma unidad con el Colegio Salesiano, habida cuenta de que los padres de don Bosco llegan a Corrientes para la creación de una escuela de varones. Los salesianos, los padres José Borgatti y Luis Castiglia, llegan a Corrientes en diciembre de 1927, oran de rodillas ante el retablo e imagen de María Auxiliadora de la Iglesia de la Cruz de los Milagros, y se alojan en la Merced. Junto al colegio naciente se inaugura un oratorio, pequeña capilla que sirve a los salesianos, a los alumnos y sus familiares.
La Iglesia actual es construida a nuevo sobre el primer oratorio y es habilitada en 1950. El crecimiento de la comunidad salesiana, de los alumnos, y de la feligresía que concurre a las celebraciones, obligaron su construcción.
El primero oratorio contaba con un retablo pequeño pero artístico. A fin de proceder a la edificación de la nueva Iglesia, es trasladado a la capilla del Niño Jesús, hoy parroquia.
Aparte de las imágenes y algunos elementos del culto, esta Iglesia no cuenta con muchas piezas históricas y valiosas.
La importancia de esta Iglesia radica más bien en la ubicación privilegiada facilitando la visita de peregrinos y turistas; y en el aporte de los salesianos en cuanto a la educación de la niñez y adolescencia. Digno de destacar es la labor que realizaron y realizan en barrios humildes y carenciados.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter